domingo, 16 de mayo de 2010

NUEVO RETO PARA MEDIO ORIENTE:    
 Israel podría ser líder mundial si hay un acuerdo de paz en la región

Jerusalén.- El presidente del Banco de Israel, Stanley Fischer, afirmó que Israel podría convertirse en una economía líder a nivel mundial si alcanza un acuerdo de paz en Medio Oriente. El titular de la autoridad monetaria aclaró que los principales retos para el Medio Oriente así como para Israel son: acelerar el crecimiento, reducir la pobreza y dejar a un lado sus conflictos políticos y sociales.

De continuar los conflictos en de Israel con el resto de
los países del Medio Oriente, resultaría difícil consolidarse
como una potencia mundial.

"Esta economía, con su dinamismo y la creatividad, podría crecer mucho más rápido si nos  fuéramos a conseguir la paz con nuestros vecinos", dijo Fischer, de 66 años, quien logró mantener la economía de Israel y los mercados financieros a flote durante la recesión mundial.

El presidente de la autoridad monetaria indicó que si Israel logra un acuerdo de paz con los palestinos “dentro de una o dos décadas” se encontrará viviendo en “una de las economías más avanzadas del mundo".

“A largo plazo, la economía de Israel debe ser muy exitosa, de misma la forma que es capaz de defenderse militarmente”, dijo.

Asimismo, Fischer sostuvo que “estos dos factores -la económica y los militares- están entrelazados, y sus interconexiones son muy complejas".

Fischer -un ex profesor del titular de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke- aceptó un segundo mandato al frente del Banco de Israel en marzo después que el parlamento aprobó un proyecto de ley que hace que el banco central pueda formular políticas más transparentes.
El economista había asumido el cargo de jefe del banco central en 2005,
 cuando la economía de Israel se estaba recuperando de una recesión anterior.
La economía creció rápidamente hasta mediados de 2008.

Bajo la nueva ley, las decisiones en política monetaria se tomarán por una junta de seis miembros. Hasta ahora, la decisión sólo dependía del gobernador del Banco.

A pesar de una fuerte dependencia del comercio exterior, la economía de Israel no sufrió graves consecuencias debido a la crisis. El crecimiento en el segundo semestre de 2009 fue fuerte -la economía se expandió a una tasa anualizada del 4,8 por ciento en el cuarto trimestre y el 0,7% para todo 2009.

El banco central prevé un crecimiento del 3,7 por ciento en 2010 y junto con las expectativas de inflación alta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada